Hoy es lunes y por fin me han dejado salir de casa después de un largo confinamiento. Como acostumbraba todas las mañanas, me dirijo a mi cafetería de la esquina a tomarme mi café. Y es aquí donde me encuentro la primera sorpresa.

Mi cafetería preferida sigue en el mismo sitio donde la dejé, pero algunas cosas han cambiado. Ha reducido el aforo y solo me permite estar media hora dentro. Además, han instalado unas mamparas de metacrilato especiales para cafeterías en la barra y las mesas también están separadas por estas mamparas de protección.

Me parece una estupenda idea ya que es un método idóneo para poder proteger a los trabajadores y los clientes de más contagios. Deseaba poder tomarme mi placentero café y si estas medidas ayudan a la no propagación del virus, pues bienvenidas sean.

Después de tomarme mi café, me dirijo a mi oficina donde por fin voy a poder ver a mis compañeros de trabajo. Es aquí donde me encuentro mi segunda sorpresa. Cada empleado está resguardado de posibles contagios por una mampara para oficina. Pudiendo hablar perfectamente entre compañeros sin la mascarilla. La verdad es que transmite tranquilidad para poder trabajar con los compañeros y poder atender a los clientes.

Después de una mañana llena de emociones: ver de nuevo a los compañeros, hablar con mis clientes, etc. Es la hora de comer y nos vamos los compañeros a nuestro bar de siempre. Y aquí me encuentro otra vez con las mamparas para bares. Las mesas están separadas por estas mamparas metacrilato, las cuales sirven de protección entre clientes.

A las 19:00 h, terminada mi jornada laboral y de camino a casa, observo que la tienda de Paco la tienda de ultramarinos gourmet de toda la vida, por fin tiene abierto. Entro emocionado y detrás de una mampara para comercios me atiende mi amigo Paco. Cuantos dias llevaba sin verle!! Como siempre con una amabilidad exquisita me indica detrás del protector mostrador metacrilato donde tiene los productos que tanto me gustan y que en todo el confinamiento no he podido disfrutar.

Que gran idea, esto de las mamparas protección para los comercios, por fin pueden abrir sus negocios. Y nosotros los consumidores, disfrutar de sus productos.

Llego a casa después de un dia intenso y conversando con mi mujer, le cuento que me encontrado con nuevas formas de vida, pero que gracias a ellas he podido pasar mi dia con normalidad. Incluso ha abierto Paco, le cuento emocionado. Que alegría tan grande que vuelvan a abrir los comercios y que la gente pueda continuar con su vida, me comenta ella.

Y llegamos a la conclusión de quien habrá fabricado y entregado estas mamparas protectoras contra el dichoso virus. No aguanto y le llamo a mi querido amigo, si el de la tienda de los ultramarinos, para preguntarle.  Y entonces me dice que es una empresa llamada Quality Flags, la cual le han orientado en que medida contra el virus era la más adecuada para su negocio. Y le han servido las mamparas de metacrilato con la que ha podido abrir de nuevo su negocio. Después de tanto tiempo cerrado y acumulando gastos no veía nunca el momento de abrir y que por un módico precio Quality Flags le ha dado la solución.

Al dia siguiente, de nuevo en mi camino habitual, me fijo que todos los comercios, tiendas, bares, kioskos, oficinas, etc, han implantado las mamparas protectoras en sus negocios y por fin pueden estar todos abiertos..!!