A veces intentamos pensar en la importancia que tienen nuestros productos, y realmente estamos convencidos de la necesidad que tenemos en nuestro día a día de sentirnos identificados mediante una bandera, una insignia, un estandarte. Las banderas son aquello que nos hace saber dónde estamos, a qué lugar hemos viajado, cual es la asociación que estamos visitando o la embajada de qué país estamos viendo. Por otra parte, las lonas publicitarias son ese elemento esencial para dar a conocer un producto, y las carpas, por ejemplo, son necesarias para albergar a personas o cosas y resguardarlas de las inclemencias del tiempo.

La bandera que hizo historia

Pero si todas las banderas tienen su propia historia, si todas las banderas representan a una comunidad, a un país, a un grupo de gente o a una familia, pensad en una bandera en concreto que haya conseguido algo más que eso. Una bandera que fue plantada no en otro país, sino en otro planeta: la bandera que pisó la Luna a manos de Neil Armstrong. Y una curiosidad es que, a día de hoy, esa y otras banderas que fueron plantadas en la Luna siguen en pie a día de hoy, aunque su cercanía con el Sol hace que la luz del mismo las haya blanqueado y ahora mismo no tengan las tonalidades que tenían cuando fueron llevadas a otro planeta. De todos modos, esta bandera institucional hizo soñar a todo el planeta Tierra a la vez y hacernos ver que existían otros mundos que no eran el nuestro, de forma que, si necesitas hacer historia y dejar tu huella en cualquier lugar con una bandera, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, conseguiremos hallar ese elemento que seguro que logra dejar a la gente sorprendida.